Google+ Followers

sábado, 4 de junio de 2016

Las enfermedades que pueden transmitir las garrapatas a perros o a nosotros.

En la actualidad, las enfermedades transmitidas por las garrapatas son muy frecuentes. Lamentablemente, el cambio climático ha traído como consecuencia su incremento que perjudica tanto a perros como a humanos. El uso deantiparasitarios es crucial para mantener a nuestra mascota saludable.
La garrapata deposita su saliva infectada en la piel del perro desencadenando reacciones diversas y en algunos casos, ocasionando la muerte. 
Dentro de las enfermedades que transmite la picadura de garrapatas se encuentran:

Borreliosis o Enfermedad de Lyme:

produce inflamación de varias articulaciones. La garrapata es infectada en verano y es en otoño cuando transmite la enfermedad al perro. Los síntomas no aparecen inmediatamente pero cuando lo hace, ya está en la fase aguda: fiebre, dolores articulares, artritis, dolores musculares, cojera, aumento de los ganglios, anorexia. También pueden sufrir de meningitis, dolor de cuello, arritmia y problemas renales. Es una enfermedad contagiosa si la garrapata pica a la persona.

Ehrlichiosis:

una vez que la garrapata ha picado a nuestra mascota, la infección circula por la sangre y el sistema linfático produciendo fiebre muy alta, problemas en el hígado, bazo, ganglios y las meninges. No tiene síntomas inmediatos por eso debes estar atento a si tiene problemas para comer (anorexia), secreciones nasales y oculares, dificultad para respirar, entre otras. En su fase crónica: déficit en nervios craneales, anemia, sangrado nasal y hemorragia en la retina.

Babesiosis:

aparece predominantemente en primavera y verano. Sus síntomas son: fiebre, falta de apetito, diarrea, vómitos, problemas respiratorios y de visión. Cuando es crónica: problemas hepáticos, del bazo e incluso la muerte. La garrapata ataca principalmente a cachorros o cuando el perro está convaleciente.

Hepatozoonosis:

es también una enfermedad estacional ya que es en primavera y verano cuando aparece. Es frecuente en criaderos sin control antiparasitario. El perro ingiere la garrapata afectando el aparato digestivo, huesos y ganglios. En algunos casos no se presentan síntomas.
Como te habrás dado cuenta, los síntomas en cada una de las enfermedades ocasionadas por las garrapatas son muy parecidas y no aparecen inmediatamente, por lo que te recomendamos estar siempre pendiente de cambios en elcomportamiento del perro y en su estado de ánimo, así como revisarle la piel con frecuencia.
No queremos asustarte, solo ayudarte a prevenir que tu perro sufra por no tener los cuidados apropiados y evitar que también te contagies.
Para prevenir que esto ocurra, es importante que tomes ciertas medidas que son sencillas y que protegerán a tu perro. La idea es disminuir la probabilidad de contagio de la infección que tiene la garrapata.
Te recomendamos los collares, pipetas o spray antiparasitarios en sus diferentes versiones y para todos los tamaños de perros. Y recuerda que tu casa debe estar libre de garrapatas. La limpieza es fundamental para todos los miembros de la familia.
Nuestra mascota es uno de nuestros mejores amigos, no descuides su salud y evita que sufra. Recuerda que también tú puedes enfermarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario