Google+ Followers

miércoles, 25 de mayo de 2016

6 pasos para aumentar la seguridad en ti misma.

   Inseguros e inestables, más o menos, lo somos todos. Porque todos tenemos miedo al fracaso y al rechazo. La seguridad en una misma pasa por asumirlo y, aun así, apostar por nosotras. 


    1- Piensa en cuales son tus puntos fuertes.

   Y sácales partido. Todos sobresalimos de alguna forma, en unas capacidades por encima de otras. ``Descubre cuáles son las tuyas, aquello que realmente se te da bien hacer, lo que te distingue de los demás, porque es una base real para cimentar sobre ella tu seguridad´´. Cuanto más agudices esos aspectos de tu personalidad, cuanto más los trabajes, más segura te encontrarás.


   2 - No te compares.

   ``Eres una persona única, con tus virtudes y tus defectos, así que deja de compararte con los demás´´. Si esas comparaciones te sirven para crecer, si no las realizas de una forma negativa y autodestructiva, sino justamente del modo contrario (para aprender de lo mejor de los demás), bienvenida sean, pero si no es así, si sólo te infravaloras mediante ellas, ¡stop!


   3 - Olvídate de ser perfecta: no es posible.

   Ojo con la autoexigencia y la perfección.
   Siempre podremos mejorar cosas, lógicamente, pero obsesionarnos con que todo sea perfecto sólo nos lleva a generar y sufrir más estrés y a volvernos mucho más ineficaces. Y, además, piensa: ¿qué es la perfección y según la opinión de quién?


   4- ¡Benditos errores!

   Para aprender y mejorar, hay que meter la pata. Si no nos exponemos, si no arriesgamos, no mejoraremos; así de simple. Date permiso para equivocarte, es parte del aprendizaje: aprende de tus errores y vuelve a intentarlo. Recuerda que cada decisión la tomamos en unas circunstancias y con unas `herramientas emocionales´concretas, por lo que a toro pasado no vale el `y si hubiese...´; las circunstancias y tu aprendizaje ya han cambiado. ¡Y cualquier cambio es una nueva oportunidad!


   5 - Pon límites.

   Busca apoyos, aprende herramientas psicológicas y emocionales y todo aquello que te sea útil para que puedas elegir y conseguir tus objetivos. Y también aprende a decir que no, a poner límites, a todos los que se te imponen y juzgan si cumples o haces lo que para ellos creen que es lo mejor para ti. Porque ¿realmente te beneficia a ti o a ellos?


  6 - Persigue tus metas.

   Y sólo esas. No las de los demás. Busca tus propios objetivos, proyectos... ¡los tuyos! No los que los otros desean que hagas. Ellos ya tuvieron la oportunidad de elegir, y ahora te toca a ti escoger qué deseas hacer y cómo ser, porque no somos estáticos, tenemos la capacidad de cambiar, de modelarnos como nos gustaría ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario