Google+ Followers

jueves, 5 de mayo de 2016

¿Tu perro siente celos?.

Seguro que más de una vez te has preguntado si tu mascota puede sentir celos. Hasta hace poco la ciencia daba una respuesta clara y rotunda a esta pregunta: los perros no tienen las capacidades cognitivas para poder experimentar emociones tan complejas como los celos. Sin embargo, un estudio reciente sugiere algo diferente...

   Los celos son un mecanismo para conseguir cuidados de los padres en presencia de otros hermanos, proteger la pareja en especies monógamas y defender a aliados cuando la cooperación con otros miembros del grupo es fundamental. Estos son los motivos por los que los humanos experimentamos este sentimiento. ¿Pero qué pasa con los perros? 


    Seguro que has vivido alguna situación que te ha hecho pensar que tu perro está celoso. ¿Ha intentado ponerse en medio alguna vez mientras abrazabas a alguien? O, si has prestado “demasiada atención” a otro perro en el parque, ¿se ha puesto nervioso? ¿Por qué? Hasta hace poco, la ciencia ha refutado la posibilidad de que los perros puedan sentir celos. Pero un nuevo estudio pone en duda esta afirmación. 
    El estudio reproducía un experimento que suele hacerse con niños de 6 meses para evaluar su reacción cuando la madre presta atención a un muñeco con forma de bebé. Para realizarlo, el perro tenía que estar presente mientras su propietario le ignoraba a la vez que jugaba, mimaba e interactuaba de forma cariñosa con tres objetos diferentes: un libro, un juguete con forma de calabaza y un peluche con la silueta de perro, que además ladraba y movía la cola. El experimento se llevó a cabo con perros pequeños para evitar agresiones, aunque estas nunca se habían dado antes. ¡Y la precaución valió la pena! Algunos perros reaccionaron de manera violenta, reclamando la atención de sus propietarios pero esto ocurrió solo cuando estos interactuaban con el juguete con forma y movimientos de perro. De hecho, además de intentar morder el peluche, situarse entre él y el propietario y lloriquear, también se observó que olían su parte trasera de la misma manera en la que los perros intentan sacar información sobre la identidad de perros desconocidos encontrados en un parque. Así que, a primera vista, parece que los perros trataron al perro de peluche como si fuera un perro de verdad y la mayoría se mostró celoso de las atenciones de su propietario hacia el objeto.
    
    No podemos saber si los que no reaccionaron de esta manera, no lo hicieron porque sabían que el peluche no era un ser vivo o simplemente porque, como las personas, algunos perros no son tan celosos como otros. 
    Los muestren o no, hoy se cree que todos los perros tienen las capacidades cognitivas suficientes para sentir celos y no sólo esto, sino que también pueden ponerse celosos de un miembro de una especie diferente a la suya, capacidad que hasta el momento se creía que pertenecía de forma exclusiva al ser humano.
    Seguro que este descubrimiento científico confirma lo que siempre has pensado y si no es así, a partir de ahora mirarás a tu mascota con nuevos ojos y entenderás mejor algunos de sus comportamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Disfrutabox Reset.

   Terminamos la temporada de verano y sabemos que estos últimos días hay volver a la rutina, al cambio de tiempo y todo ello sin que nos su...