Google+ Followers

sábado, 7 de mayo de 2016

Conoce las constantes vitales de tu gato.

   Seguramente habrás escuchado que si un gato tiene la nariz seca y cálida, tiene fiebre. Sin embargo, esto no siempre es así y la única manera de confirmar la sospecha de que tu gato tiene fiebre es recurriendo al uso de un termómetro. Hoy te explicamos cómo puedes medir la temperatura de tu gato y realizar un chequeo básico de sus constantes vitales desde casa.
   Cuando llevas tu gato a una revisión médica, el veterinario comprueba una serie de parámetros, como la frecuencia cardíaca y respiratoria, el pulso, la temperatura, etc. Algunos de estos parámetros los puedes medir sin salir de casa. Toma nota de cómo hacerlo.

Temperatura

    La temperatura del gato se mide a nivel rectal pero no se trata de un procedimiento cómodo así que, además de un termómetro digital, necesitarás paciencia y algunos conocimientos básicos para poder llevarlo a cabo. Además, lo ideal es que cuentes con la ayuda de otra persona: de esta manera, mientras uno sujeta al gato y se asegura que no se mueva ni se siente, el otro se encarga del termómetro. 
   Cuando todo esté listo, lubrica el termómetro, agarra la base de la cola y mantenla levantada, mientras que con un movimiento suave y de rotación introduces el termómetro en el recto. Es suficiente con introducir sólo la punta metálica. No hay que tener prisa mientras se realiza esta tarea y es muy importante mantener el ambiente relajado. El paso siguiente consiste en sostener con la mano el termómetro para evitar que el gato, al moverse, se pueda hacer daño. Los termómetros digitales son bastante rápidos en medir la temperatura del animal y cuando escuches un pitido, ya puedes retirar el termómetro, limpiarlo con alcohol y leer la temperatura. Ten en cuenta que para un gato adulto es normal tener una temperatura entre 38 y 39ºC. Sin embargo, si tu gato acaba de despertarse de una siesta encima de un radiador o a pleno sol, su temperatura podría ser más alta de lo normal sin que esto signifique necesariamente que tiene fiebre.
Si no te encuentras cómodo al realizar este procedimiento, no te preocupes: tu veterinario se encargará de hacerlo. Como alternativa, puedes recurrir a un termómetro auricular, es decir, medir la temperatura en el conducto auditivo. Son más fáciles de utilizar pero no suelen ser tan precisos como los que miden la temperatura rectal.

Frecuencia cardíaca y pulso

La frecuencia cardíaca corresponde al número de latidos del corazón por minuto y se puede tomar colocando la palma de la mano en la parte inferior del lado izquierdo del tórax justo detrás del codo. Cuando el corazón late, choca contra la pared del tórax y es justo esta vibración la que se percibe poniendo la mano. En alternativa puedes buscar la arteria femoral de tu gato, un pequeño cordón consistente y pulsátil que puedes encontrar en la parte interna de su muslo, donde el muslo se une con el abdomen. Si presionas ligeramente esta arteria y cuentas sus vibraciones, sabrás cuál es su pulso. Ahora sólo tienes que compararlo con los valores normales de la frecuencia cardiaca, que en un gato en condiciones de reposo, corresponden a 150-200 latidos por minuto. 

Frecuencia respiratoria

Para medir la frecuencia respiratoria tienes que contar, durante un minuto, el número de veces que el tórax del gato se levanta. Para ver mejor los movimientos, lo ideal es que te coloques delante o detrás suyo. Lo normal es contar entre 20 y 30 movimientos por minuto, pero si hace calor o el gato acaba de hacer una sesión de juego muy movida, su frecuencia respiratoria puede resultar más alta. En cambio, si la encuentras alta en condiciones de reposo o hay otros aspectos anormales en su respiración es mejor llamar al veterinario y asegurarse de que todo va bien.
Un truco: tanto la frecuencia cardíaca como la respiratoria se pueden calcular contando los latidos del corazón o los movimientos del tórax durante 15 o 30 segundos y luego multiplicando estos números por 4 o 2, respectivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Disfrutabox Reset.

   Terminamos la temporada de verano y sabemos que estos últimos días hay volver a la rutina, al cambio de tiempo y todo ello sin que nos su...