Google+ Followers

martes, 12 de enero de 2016

Crítica literaria. El Perfume, historia de un asesino.

   Grandes obras de la literatura llegan al cine y mucho conocerán este historia de esa manera. 
    El libro no es especialmente largo, unas 300 páginas en edición de bolsillo. Y nos relata la historia de un personaje apasionante.

   En el propio título comprendemos que es la historia de un asesino, pero ¿serías capaz de empatizar o comprender por qué es así?.
   Jean Baptiste, hoy en día se diría que nació con cierto autismo. Y una cualidad especial centrada en el olfato. En esta parte las manos del escritor, Patrick Süskind, nos lo describe tan bien que puedes sentirlo. Y a la vez entrar un poquito más en la mente del personaje, que vive y siente por medio del olor.

    Jean Baptiste no es siempre un asesino, tal vez una suerte de infortunios le siguen allá por donde pasa, y es su pasión por los aromas y la obsesión por conservarlos lo que le pierde. 
   Un aroma único, perceptible solo para el, la belleza conservada en unas gotas de perfume y él desea tenerlo.

   Ama a través del aroma pero es incapaz de sentir pena o dolor, solo su perfume. 
   De esta manera pierde el control y se convierte en un asesino en serie.

   Según pasan las páginas te pones en la piel del personaje, es cierto que nosotros no nos podemos desprender de la pena que sentimos por sus víctimas, pero también sabemos aquello por lo pasa Jean, el abandono, la pérdida o la falta de calor humano con el que debe crecer. ¿Puede la falta de ello crear un monstruo? al menos así se crea Jean Baptiste, y llegas a comprender porque es como es, porque hace lo que hace. Y sin duda como se percibe el mundo por medio del olor.




    Puntuación.

    Este libro es fantástico, es ya un clásico y sin duda debes leer aunque hubieras visto antes la película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Disfrutabox Reset.

   Terminamos la temporada de verano y sabemos que estos últimos días hay volver a la rutina, al cambio de tiempo y todo ello sin que nos su...