Google+ Followers

miércoles, 18 de febrero de 2015

Receta: Galletas de mantequilla.

   Ingredientes:

250 g de Harina.

50 g de almendra molida.

110 g de azúcar.

160 g de mantequilla en trocitos (no margarina).

1 huevo.

1 cucharadita de azúcar vainillado.


Para decorar:

Con cobertura de chocolate: Chocolate fondant, derretido.

Con glasa: Una clara de huevo y 200g de azúcar glas. 
Mezclamos el azúcar con la clara de huevo y batir enérgicamente.


Elaboración:

Precalentar el horno a 180 ºC.

Poner todos los ingredientes en un bol y amasar.

Una vez amasado todo, hacemos bolitas de 20-25 gramos (el tamaño depende de lo grandes que queramos las galletas) y aplastamos con la base de un vaso por ejemplo, hasta dejarlas con un centímetro de grosor.

Si se desea dar distintas formas (estrella, corazón…) extender la masa con un rodillo hasta dejarla con un centímetro de grosor aproximadamente y cortar las piezas con el cortapastas de la forma deseada.

Si la masa queda demasiado pegajosa y difícil de trabajar, se puede meter la masa en la nevera media hora, cubierta con film de plástico.

Espolvoreamos con un poco de azúcar y colocamos sobre la bandeja del horno, cubierta con papel de hornear.
Introducir en el horno y hornear uno 15 – 20 minutos a 180 ºC.

Una vez horneadas y frías, se pueden decorar con cobertura de chocolate, glasa, azucar u otra cobertura al gusto.








  Consejos para unas galletas perfectas.



1) Pasta demasiado húmeda

Puede ocurrir que la mezcla esté demasiado húmeda. El problema es un exceso de la parte líquida en los ingredientes utilizados, por ejemplo, leche, huevos o agua. Si la masa está demasiado húmeda, podría ser difícil modelar las galletas que probablemente tampoco se cocinen bien en su interior. El truco es añadir un poco más de harina - el mismo tipo especificado en la receta - o almidón de maíz, almidón de patata o harina de arroz.


2) Pasta demasiado seca

La masa demasiado seca hace imposible trabajar bien. Al intentar estirarla, se desmorona y se rompe. Lo mismo podría pasar con las cookies, una vez cocidas. Se puede ajustar la consistencia, añadiendo una cucharada a la vez de alguno de los ingredientes líquidos indicados en la receta (por ejemplo la leche o agua) para mejorar la consistencia y amasar mejor.



3) Masa pegajosa


Si la masa tiene demasiada mantequilla (o aceite, manteca vegetal, margarina), o tal vez miel, malta, jarabe de arce o agave, podría resultar pegajosa y difícil de trabajar. Esta situación también se puede solucionar adicionando un poco de harina.



4) Consistencia de la receta

Al elegir receta, controle bien las indicaciones respecto a la consistencia de la masa. El resultado de las galletas puede cambiar de acuerdo con esta característica. Por ejemplo, la masa debe quedar cremosa (trabajarla con un batidor) para galletas que se formen con la manga pastelera. En cambio, la masa para galletas debe formar un bollo compacto, suave y elástico, fácil de estirar con un rodillo y cortar con cortapastas.


5) Tiempo de levado

En algunas recetas de galletas se indica un tiempo de levado antes de estirar la masa y hornearla. Trate de respetarlo y poner la masa en un lugar cálido, protegido de corrientes de aire, tal vez cubierta con un paño o, en un lugar fresco, por ejemplo, el refrigerador, según indique la receta. Si las galletas no reposan lo suficiente, podrían quedar delgadas y secas.



6) Temperatura de cocción

Uno de los errores más comunes está en la cocción de galletas. Aunque algunas recetas indiquen valores más altos, la temperatura del horno para hornear galletas nunca debería exceder los 160-180 ° C para no secarlas, o peor aún, quemarlas. Siempre es mejor cocinar un poco más de tiempo a una temperatura más baja.



7) Tiempo de cocción

En estrecha relación con la temperatura del horno, están los tiempos de cocción. Tenga en cuenta que si ha precalentado el horno a 180° C, las galletas normales como las demantequilla, se cocinarán en unos 10-12 minutos. Preste atención a los tiempos de cocción indicados por la receta: si los supera, corre el riesgo de secar o la quemar las galletas. A veces, las galletas están todavía un poco blandas, aunque ya estén doradas. Es tiempo de retirarlas del horno: mientras se enfrían tenderán a secarse.



8) Preparativos finales y consejos

Algunos consejos finales. Antes de hornear las galletas, se puede humedecer el papel de hornear, para que se ajuste mejor a la bandeja, y ayude a prevenir que se queme la parte inferior de las galletas. Compruebe de vez en las galletas mientras están en el horno, preste atención también a la parte inferior. Si en el horno hay dos bandejas de galletas, inviértalas una o dos veces durante la cocción para obtener un dorado uniforme. Cuando saque las galletas del horno conviene dejarlas enfriar sobre una rejilla. Espere a que se enfríen completamente antes de decorarlas... y probarlas!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Black Friday con Fapex/Notino y MakeUp Revolution

   Llega el Black Friday y puede ser una locura a menos que te organices y tengas bien pensado que es lo que deseas para aprovechar bien la...