Google+ Followers

sábado, 9 de julio de 2016

Curiosidades de los gatos, los sentidos.

   Tu mascota no percibe el mundo como nosotros: sus sentidos están adaptados a la caza crepuscular y le permiten ver mejor cuando hay poca luz, oír ultrasonidos y percibir olores indetectables para nuestro olfato. Aunque tu gato no necesite cazar para sobrevivir, ¡sus sentidos felinos siguen intactos!

¿Qué ven?

La visión de los gatos es de dos colores: ven bien el azul y el verde-amarillo pero perciben el rojo y el naranja como si fueran tonos de amarillo. A pesar de ello, son muy sensibles a la luminosidad y necesitan 5 veces menos de luz de la que necesitaríamos nosotros para poder ver algo (pero en la oscuridad total, ni nosotros ni los gatos vemos nada). Además, gracias a su sensibilidad luminosa perciben con facilidad las diferencias entre gradaciones de gris, habilidad que les ayuda a detectar las presas inmóviles y mimetizadas en el ambiente. En cambio, su visión es más borrosa que la nuestra y al tener poca capacidad de acomodación no enfocan bien los objetos muy cercanos: su visión óptima se sitúa entre los 2 y los 6 metros.


¿Qué oyen?

El oído de los gatos les permite captar los ultrasonidos. Esta especialización para los sonidos de alta frecuencia, que supera incluso el oído de los perros, les ayuda a localizar las presas que se comunican a través de ultrasonidos, como los ratones. Además, gracias al movimiento independiente de sus orejas cónicas y capaces de girar 180º hasta apuntar hacia el origen del sonido, el gato es capaz de localizar con precisión la fuente de un sonido, capacidad que resulta de gran ayuda en la caza.

¿Qué huelen?

El olfato de los gatos, con más de 67 millones de receptores (versus los 5 millones del nuestro), les permite identificar olores presentes en concentraciones muy bajas y reconocer mezclas químicas complejas. Es por este motivo que engañar al gato escondiéndole su medicamento en la comida resulta imposible. Pero además del olfato, los gatos tienen el llamado olfato accesorio que sirve para captar feromonas, sustancias volátiles que son capaces de modificar algunos aspectos de la fisiología y la conducta del gato que las recibe. Cuando un gato las está captando muestra una expresión típica llamada flehmen, en la que estira el cuello, abre la boca y frunce el labio superior.

¿Qué saborean?

Los gatos pueden diferenciar los sabores ácidos, amargos y salados pero no detectan el dulce. Su sentido del gusto está menos desarrollado que el nuestro, teniendo en cuenta que ellos tienen 500 papilas gustativas y nosotros 9.000. Además, la sensibilidad de sus papilas gustativas es máxima a 30º, razón por la cual para estimular el apetito de un gato se recomienda calentar la comida.

¿Qué sienten en la piel?

Su sensibilidad varía en función de la zona, siendo la nariz y las almohadillas zonas especialmente sensibles: con la nariz el gato puede detectar la temperatura del alimento, con las patas puede investigar la textura, tamaño y forma de un objeto nuevo. Además, la piel dispone de una serie de pelos táctiles o vibrisas, es decir, pelos largos, rígidos y extremadamente sensibles como son los bigotes pero también como los que tienen encima de los ojos, en las mejillas y barbilla, y en la muñeca. Las vibrisas proporcionan al gato información sobre el espacio a su alrededor, facilitan la manipulación de las presas y le ayudan a moverse sin chocar contra los objetos en situaciones de escasa iluminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Black Friday con Fapex/Notino y MakeUp Revolution

   Llega el Black Friday y puede ser una locura a menos que te organices y tengas bien pensado que es lo que deseas para aprovechar bien la...