Google+ Followers

lunes, 24 de noviembre de 2014

Crítica literaria: El guerrero de Donan.

   La literatura romántica con toques de pasión es muy seguida por las lectoras femeninas. Yo tengo una buena colección de estos libros.

   La escritora Mariaje Pulido los lleva en un viaje en el tiempo a la la tierra de Escocia. Donde los guerreros peleaban por sus tierras, contra Inglaterra y contra clanes vecinos.
   Aquí entran en juego las vidas de sus principales protagonistas que para salvar el compromiso de los terratenientes deben unirse sin haberse visto nunca. Las falsas impresiones, los encuentros inesperados, los deseos y los secretos. Serán los ingredientes que cosan nuestras manos al libro y te enganchen a la lectura largas horas.

   Tengo que confesar que me gustó mucho como los personajes van guardando su deseo, como lo hacen crecer en secreto. Contaba las páginas esperando con ansia llegar al momento en que desatarían su pasión. Un fantástico momento que siempre me acelera el pulso.

   En esta historia no falta los momentos de tensión, de giros inesperados y aventuras de sus protagonistas. No descartes alguna lagrimilla de emoción.


   

    Con un lenguaje fluido y ameno nos da las descripciones necesarias para situarnos bien en la época y en la historia pero sin cargarnos demasiado con datos innecesarios. Mucho más centrada en que la historia y emociones de sus personajes nos llegue al corazón.



   Puntuación.

   Me ha gustado mucho este libro. Sus personajes han conseguido llamar mi atención y hacerme vivir cada momento de amor, deseo y pasión. Felicito a su escritora por una fantástica historia que recomiendo a todas las lectoras que disfrutan de las novelas que les hacen volver a sentir.
   Por ello le voy a dar un bien merecido 8 y coloco este libro entre los libros que me tengo que volver a leer.



El Guerrero de Donan



Después de varias décadas sin gobierno en el territorio de Kintail, su Laird, Kenneth MacKenzie, decide poner al frente del mismo a John MacCalman, un extraordinario guerrero de las tierras altas que se gana la vida con su espada y que es completamente ajeno al conflicto existente por el mando del castillo de Eilean Donan y sus alrededores. Un privilegio del que siempre han disfrutado el clan MacRae pero que los MacLennan exigen por derecho propio.
Para evitar problemas con los MacRae, pero menospreciando aún más a los ya largamente subestimados MacLennan, el Laird MacKenzie obliga al nuevo condestable de la fortaleza a tomar como esposa a la hija del jefe del clan MacRae. Una unión indeseada por ambos por distintas razones y que John no tiene intención de consumar, pero que a medida que pasa el tiempo y la vida en Eilean Donan se complica, le será más difícil de afrontar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario