Google+ Followers

martes, 3 de septiembre de 2013

Los cuidados de la piel en tiempo de frío.

   Conocemos muy bien los daños que produce el sol en nuestra piel. Lo mismo con el deterioro que causa el cloro del agua de la piscina o la sal del mar en la playa. Pero, ¿sabemos cómo incide el frío, el viento y los bruscos cambios de temperatura en nuestra cara, labios, rodillas o manos?
 


   Es necesario “hidratar adecuadamente todo el cuerpo con cremas, especialmente cara, manos y labios”, pues son estas tres partes las que están más expuestas a las bajas temperaturas. Para lograr este objetivo, menciona a aquellos productos que contengan urea, sustancia que permite retener el agua en la piel.
   Otro consejo es realizar “duchas cortas y evitar el agua muy caliente”. Además, es sugerido el uso de “jabones humectantes para evitar la sequedad de la piel” y tratar de protegerse con ropa apropiada, protectores solares y cremas hidratantes del sol, el viento, el frío, la humedad y las radiaciones ultravioleta.

¿Cuáles son las pieles más susceptibles a los efectos del frío?   Las pieles finas, las blancas, aquellas que están expuestas al aire acondicionado o a calefacción muy alta. En estos dos últimos casos se producen graves deshidrataciones. En cuanto a las pieles finas, tienen menos glándulas sebáceas, por lo tanto, su lubricación natural es baja. En invierno también hay más contaminación.

  Un cuadro reactivo por el frío son los populares sabañones (perniosis), lesiones inflamatorias localizadas (manos, pies, nariz, orejas) causadas por exposición contínua al frío cerca del punto de congelación y que en casos severos puede llegar a la formación de ampollas y ulceración. El mejor tratamiento de los sabañones es la prevención adecuada en individuos predispuestos evitando el frío y la humedad.
 




En los días de frío, notamos que la piel está seca, con rojeces, sensibilizada... y deducimos que tiene que haber una serie de cuidados especiales ante las bajas temperaturas. Entérate cómo paliar estos daños en las zonas frágiles.
El frío, al igual que otras fuentes de estrés oxidativo como el sol, el tabaco o la polución produce daños en la piel porque debilita su función barrera. Si ésta no hace de escudo apropiadamente, los radicales libres empiezan a hacer de las suyas comenzando un daño en el interior que provoca arrugas, deshidratación, descolgamiento... Si a las bajas temperaturas se añade, además, el viento y el aire frío y seco, aumenta la deshidratación de la epidermis, provocando pérdida de elasticidad.

¿Piel sensible y con rojeces? 

   Con respecto a la cara, hay seis cosas que podemos hacer en estas fechas para evitar daños en las zonas más frágiles ante el frío (contorno de ojos y manos):
   1. Usar una crema con mayor capacidad de hidratación para que la piel la conserve en su nivel óptimo a pesar del viento y del frío. 2. Si, además, la crema tiene filtro solar, conseguimos que ese agua no se evapore.
   3. Una recomendación: que tu crema lleve antioxidantes potentes, para dar a la piel más armas con que defenderse. Hazte con un serum que los contenga.
   4. ¡Maquíllate! Así proteges tu piel con una capa más.
   5. Si notas que, a pesar de todo lo que llevas, tu nariz o tus pómulos se están resintiendo, lleva en el bolso un stick para zonas sensibles de, mínimo, SPF 30.
   6. Por la noche, carga las pilas de tu piel con un extra de hidratación y aplica también un reparador celular que deshaga los posibles daños causados por el frío durante el día.
   7. Si la piel se te ha enrojecido, hazte, además, con una mascarilla calmante. Recuerda que también existen bálsamos específicos para reparar sequedades.
   8. ¡Y no olvides mimar el contorno de ojos!

Labios cortados

   El problema de los labios es más fácil de resolver porque todo el mundo parece tener claro que el frío y el viento los cortan; poco más puedo añadir. Usa cacao con protección solar cuando estés en la calle y aplícate otro reparador y suavizante cuando estés en casa.

Manos secas y agrietadas 

   Las manos, igual. Es fácil notar que el frío destroza las manos, las seca e irrita. Usa siempre guantes y ponte crema cada vez que te laves las manos, para tenerlas siempre en un nivel adecuado de hidratación.

Piel y calefacción

   Por último, es importante que tengas en cuenta que, igual que el frío deshidrata, también lo hace el excesivo calor. Así que, además de porque haces un favor al Medio Ambiente, si no quieres parecer un lagarto, no pongas la calefacción echando bombas. Usa humidificador en casa y dúchate con geles de aceite que mantengan tu piel hidratada a pesar de las lanas y capas y capas con las que te abrigas.


  Queremos destacar para el cuidado de tu piel estos productos que darán a tu piel un cuidado extra para la nueva temporada otoño-invierno:



Tratamiento ultra-hidratante


Tratamiento ultra-hidratante

Suave y fundente, este gel-crema hidrata intensamente y de manera duradera la piel protegiéndola de un envejecimiento prematuro.
14.80 €
Cantidad:
Tamaño: 40 ml


Aceite seco nutritivo para el cuerpo


Aceite seco nutritivo para el cuerpo

Ligero y no graso, este aceite sedoso nutre intensamente la piel y la envuelve con un velo protector de infinita suavidad.
13.40 €
Cantidad:
Tamaño: 100 ml
 
 
 
 


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario