Google+ Followers

martes, 7 de julio de 2015

La alta costura de Dior, puntadas de feminidad y naturalidad.

   Ligera, liviana, casi flotando sobre la pasarela. La modelo que abre el desfile de Dior lleva un vaporoso vestido blanco que solo deja ver su espalda. Un diseño casi etéreo que engaña.
Engaña porque la colección no es así. Raf Simons sigue instalado en esa época que va desde finales de los sesenta hasta los setenta y utiliza los códigos que más le enamoran de cada década.
Vemos minivestidos con aplicaciones o con piezas muy trabajadas en metalizados a modo de chaleco. Hay diseños de falda larga que tontean con la estética boho y que llevan baberos muy trabajados, con piezas de pasamaneria en plata. Los tejidos, sedosos y sensuales, van en liso o con estampados delicados, siempre de motivos florales.

 Desfile de alta costura de Dior


Destacan los abrigos porque se imponen con sus patrones XXL, enormes solapas, aplicaciones de punto grueso en el cuello y sobre todo por las asimetrías. Se apuesta por el abrigos capa, a veces con una única manga de visón, y otras con un única manga.
La línea va muy cuidada, se desprecian los complementos y la imagen que se vende es extremadamente sencilla, algo que se enfatiza con la naturalidad del peinado y el maquillaje, casi invisibles. Todo ello provoca siluetas casi minimalistas que se tiñen con una paleta de colores suaves.  
El contraste entre abrigos y minivestidos no es el único. Simons enfrenta gasas de seda con opacos terciopelo, vestidos de aire casi monacal con otros de osados escotes verticales y vestidos lienzo en blanco inmaculado con otros de ricos bordados florales con pétalos de oro y plata.
No faltan los guiños a los eternos iconos de la casa - hombros suaves, talles finos, faldas amplias, curvas elegantes- que se resucitan con una nueva aguja, adaptados al gusto actual de la nueva mujer Dior





Schiaparelli

‘Théâtre d’ Elsa’ es el título de la primera colección de de Bertrand Guyon para la casa Schiaparelli, un guiño a los teatros parisinos de los años 30 y un homenaje a Elsa Shiaparelli.
Guyon, curtido en casas como Valentino y Lacroix, está en plena sintonía con el espíritu de la casa y en su colección de estreno ha querido resucitar sus icónicos patrones, colores, estampados y bordados.





Los vestidos de manga ancha, los lazos, los motivos vegetales y las referencias al surrealismo se rescatan y se actualizan en vestidos elegantes, sensuales y fáciles de llevar.
Destaca un vestido con la espalda al aire en el mítico tono de la casa: el Shoking Pink. Y no faltan los bordados de ojos y las caras de Elsa estampadas en diseños de falda acampanada.
Desde su regreso en 2013, la casa Schiaparelli ha contado con el apoyo de las mujeres más elegantes del planeta, desde Cate Blanchett a Tilda Swinton. Y esta colección promete causar sensación.



Atelier Versace

Las top models del momento se convirtieron, como por arte de magia, en las ninfas, hadas y sílfides del bosque de la casa Versace. Mariacarla Boscono, Sasha Pivovarova, Karlie Kloss, Joan Smalls, Anja Rubik y Doutzen Kroes dejaron sin respiración a los asistentes al desfile. Como antes.
Y es que el show recordó a los que hacía Gianni Versace en los años 90. Si entonces saltaban a la pasarela las diosas del Olimpo, ahora son los espíritus del bosque los que lucen vestidos de ensueño.

 Detalles del desfile de alta costura de Atelier Versace



Donatella viste a sus chicas con vestidos de cuerpo muy estructurado, aunque no lo parece, con tejidos entrelazados o corsés con forma de corazón transparente. Sensuales, como las faldas livianas realizadas en seda o plumas que tienen mucho movimiento.
Tonos de las frutas como el frambuesa, naranja, limón contrastan e intensidad con los tonos de los pétalos como malva, rosa palo o gris perla. El negro no falta aunque queda un poco relegado.
Dominan los colores lisos pero destacan, por su sofisticada factura, las aplicaciones en plata y los bordados de piedras preciosas y paillettes sobre tejidos florales. Su riqueza es tal que, a veces, solo a veces, regalan más belleza que la madre naturaleza.





Fendi, firma invitada

No es una edición más. Es una edición especial. París se viste de lujo para acoger los desfiles de alta costura. En estos días veremos las colecciones para el otoño y el invierno de 2015 y 2016 y en el calendario hay gratas novedades.
Entre ellas destaca la presencia de Fendi. La casa italiana quiere festejar que Karl Lagerfeld, su director creativo, cumple cincuenta años al frente de sus talleres.
Lagerfeld hará doblete porque en París veremos también la colección de Chanel. Veinticinco desfiles, veinticinco formas de ver y entender la alta costura, un canto a la artesanía, a la tradición y la moda.

Por RAFAEL MUÑOZ

RAFAEL MUÑOZ







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Disfrutabox Reset.

   Terminamos la temporada de verano y sabemos que estos últimos días hay volver a la rutina, al cambio de tiempo y todo ello sin que nos su...